Una de las pruebas médicas especializadas más importantes para cuidar la salud de las mujeres es la colposcopia, ya que sirve para identificar de manera temprana probables irregularidades o lesiones causadas por infecciones, VPH (Virus del Papiloma Humano) y cáncer. También permite extraer muestras (biopsias) de zonas presuntamente afectadas, para estudiarlas con precisión en un laboratorio, así como también se pueden extirpar pequeñas secciones, cuando no suponen riesgo alto.   

En la colposcopía se puede ver la superficie del cuello del útero (cérvix) por medio de un colposcopio, que es un instrumento provisto de lentes de aumento para observar con detalle el cuello uterino.  Este examen médico se realiza posteriormente a la citología de cérvix, o Papanicolaou, en la que se han detectado algunas zonas anormales que pueden ser precursoras de cáncer en el cuello uterino.  

Se recomienda realizar esta prueba a cualquier mujer que haya iniciado una vida sexual, a pacientes con antecedentes de infección de VPH o cáncer, pacientes con resultados anormales en el Papanicolaou, pacientes con sangrado vaginal anormal y pacientes con presencia de verrugas o úlceras en la zona.

 

Si deseas conocer más acerca del tema, envíanos un correo electrónico: leyzanieto@hotmail.com